martes, 30 de enero de 2007

CIUDADANO KANE EL SÚMUM DEL CELULOIDE

Un jovencísimo Orson Welles revoluciona en 1941 el mundo del cine, con su opera prima encumbrada con el infalible argumento del paso del tiempo y hoy en día obra maestra. Transgresora en su contenido y en su forma quebró las leyes de un académico Hollywood, que tras su estreno tuvo que rendirse a sus pies.
Ciudadano Kane es una película de original estructura e inédita realización, Welles ideó con ella el flash-back. Los planos son de una composición magistral, profundidades de campo inusuales, los decorados iban a necesitar techo ante la aparición de este inusitado celuloide, puesto que los ángulos de los objetivos lo filmarían por primera vez.

La película, que narra en forma de documental la vida de William Randolph Hearst, aquí con el seudónimo de Kane. Relata pues las aventuras y desventuras en la ajetreada vida de un magnate de los medios de comunicación, que dominó el mundo y la política de su época, que no tuvo más límite en el poder que el de su autodestrucción. La intriga es su móvil y viene en forma de una palabra que hoy en día está en el vocabulario más cinéfilo: ¿Qué es Rosebud?.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Querido Alonso:

Fabulosa esta crítica cinematográfica, instructiva y con un ritmo maravilloso como las peliculas de Welles...

No sé si realmente preguntas por el significado de "Rosebud", esa bola de cristal que caía de su mano al suelo... Pero Rosebud realmente es "Su INFANCIA"...

Una infancia que marca el camino, como siempre pasa, de esa personalidad tan indescriptible que tenía "W.R.Hearst"...
UN BESO, Rocío Medina