miércoles, 24 de enero de 2007

EL SELLO DEL ARTISTA

Hace unos años un alto político de cierto país manifestaba a la prensa su entusiasmo por una pintada en un muro que rezaba así: "Si Dios existe, ése es su problema"; y rizando el rizo, apostilló: "existirá o no, pero a mí que no me maree..." dostoievski , por su parte, hizo exclamar a uno de sus famosos personajes: "Si Dios no existe, todo está permitido", entonces ¡vivan las guerras, la eutanasia, el SIDA, pisar al vecino y abandonarnos a los placeres y vicios de la vida!, pues según estas teorías, no servimos a un fin mayor. Son estos filósofos existencialistas, o pensadores destructivos los que consiguen que las personas se hundan bajo ideas erróneas que no hacen más que deteriorar los valores que han de guiar la humanidad.

Quede claro, que sin Dios, el bien y el mal no serían más que palabras huecas. El Premio Nobel de medicina español Severo Ochoa dijo una vez: “nada existe si no se encuentra en un tubo de ensayo”. Su harto conocido amor y fidelidad por su mujer, ¿cabría dentro?, ¿caben en una probeta sus propias palabras, son estas mismas demostrables científicamente?. No es posible que el hombre camine solo por el mundo.

Estas teorías nos llevaron a los totalitarismos. No existe Dios, todo depende del hombre, todo es relativo y no existe lo absoluto. Bajo estas pretensiones nació el superhombre de Nietzsche. Al depender todo de nosotros, el individualismo exacerbado nos lleva a buscar el dominio y sometimiento de los demás por la fuerza física y psicológica.

Una vez eliminado Dios de nuestra ecuación, a simple vista no se ve por qué seres tales como los hombres, colocados en un universo cuyos recursos están a su disposición gracias a su inteligencia, no habrían de llegar a satisfacer sus deseos. La respuesta es sencilla: los placeres son finitos, la perfección no, con lo que buscarla puede llenar la vida humana de plenitud constante. Epicuro tenía razón al decir que “con un poco de pan y agua, el sabio es el igual que Júpiter mismo”. Primero hay que comprender que la insaciabilidad del deseo humano tiene un sentido positivo, y he aquí la explicación: un Bien infinito nos atrae. El disgusto del hombre por cada bien particular, no es sino el envés de la sed de bien que lo agita. Su cansancio no es más que el presentimiento de la infinita distancia que separa lo que él ama, de lo que se siente capaz de amar.

La expresión que da título a este artículo -el sello del Artista- es de Descartes. Pensaba él que un ser finito como el hombre no puede elaborar la idea de un ser infinito como Dios. Pero si de hecho esa idea está en mí, será porque el mismo Dios la ha infundido, a la manera del artista que marca con su sello la obra de arte. La metáfora es más acertada de lo que Descartes sospechó. Su significado pleno aparece al considerar que hay seres en lugar de la nada, y que esos seres no se han otorgado las leyes de su existencia. Viva Dios, vivan las causas justas y los hombres que no pasan por el devenir de la vida tan sólo buscando los placeres y las sombras.

2 comentarios:

cambiaelmundo dijo...

Hola, he llegado a este blog, más concretamente a esta entrada, gracias a un amigo, al parecer común. Me ha gustado tanto que lo he enlazado en mi blog. De verdad que no he leído muchas cosas mejores. Felicidades.

Anónimo dijo...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Estas necesitando informacion sobre como ganar dinero[/b]
Nosotros hemos hallado la mejor pagina web en internet de como trabajo casa. Como fue de utilidad a nosotros, tambien les puede ser de interes para ustedes. No son unicamente formas de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de metodos de ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]