martes, 20 de febrero de 2007

EL ASESINO QUE SE HIZO AMIGO DE UN GOBIERNO


Bautizado como José Ignacio de Juana Chaos, y nacido en Legazpia, Guipúzcoa en 1955, su familia no era vasca ni cercana al nacionalismo vasco. Antes al contrario, su padre, Daniel de Juana Rubio era médico, natural de Miranda del Ebro (Burgos). Daniel de Juana participó en la Guerra Civil como teniente asimilado en el ejército franquista, siendo condecorado con una medalla de campaña, dos cruces rojas y una cruz de guerra y se afilió a la Falange en 1943. Su hijo formó parte de la segunda promoción de la Ertzaintza (creada en 1982) llegando a ser agente. Sin embargo, en 1983 huyó a Francia, tras descubrirse su pertenencia a ETA. Las pesquisas policiales sobre su vinculación con ETA la había originado la detención de un miembro de ETA con armas robadas en un cuartel de la Ertzaintza.

José Ignacio de Juana Chaos, más conocido como Iñaki de Juana Chaos es hoy en día un alto directivo de la organización terrorista española ETA. Es responsable de 25 asesinatos, de los cuales ha declarado no arrepentirse, incluso brindó con champaña la muerte del concejal del PP Jiménez Becerril y su esposa. Tras su detención a finales de los años ochenta, fue condenado a casi 3.000 años de prisión, de los que apenas cumplió 18. Hoy se encuentra en prisión por enaltecer el terrorismo y fue condenado a 96 años de cárcel. La Fiscalía del Gobierno consiguió reducir la pena a 12 años y el Tribunal Supremo, el pasado 12 de febrero la dejó en 3 que ya casi ha cumplido. De Juana Chaos saldrá previsiblemente en los próximos meses de la cárcel si el Gobierno socialista se lo permite y viendo que lleva desde agosto de 2006 en huelga de hambre -mucho tiene la misma de ficticia-, parece que los socialistas cederán a sus intereses en pos, de lo que han venido a llamar “el proceso de paz”.

Pido perdón, por cualquier resquicio de culpa en esta barbaridad que pueda yo haber causado a las víctimas de este sanguinario asqueroso, pues como está materializando el Gobierno el problema terrorista, más bien parece dispuesto a claudicar si dejan de matar. El inconveniente de esta teoría aparece en el camino, tan sólo este burdo personaje ha dejado 25 muertos y cada uno de ellos se merece más atención, más dedicación y ayudas estatales, que las que gastamos todos los españoles -exactamente 4.000 € al día- en alimentarle forzosamente y en ocupar una cama hospitalaria que permitiría operar a cualquier español de bien. El dolor de las víctimas no puede ser moneda de canje, no puede ser ignorado y espero que el señor Rodríguez empiece a atender a aquellos que tanto sufren y padecieron por nuestro país. Yo pido que dejen de alimentar a este asesino –lo digo con boca grande y grito fuerte, sin temor de Dios, o remordimiento de conciencia- y quiero que este hombre deje de respirar en un mundo que no debiera haberle visto nacer.

3 comentarios:

kikorb (Kiko Ruiz) dijo...

En muchas de las cosas que dices puede que lleves razón, pero no es humano dejar morir a nadie nunca. Eso es contrario a un buen hijo de Dios.

Anónimo dijo...

¿Qué pensará de todo esto mariano fernandez bermejo?

Alonso Moreno de Barreda Rovira dijo...

Dada la entidad moral y personal de nuestro Ministro, poco puede esperarse de él... verdaderamente uno pierde la esperanza de cordura en la mayoría de las filas socialistas. Perseverar en los ideales y fuerza ideológica es lo único que nos queda