lunes, 5 de febrero de 2007

ESPAÑA Y SU HIMNO SON PROPIEDAD DE TODOS

El pasado sábado Madrid acogió la manifestación más sentida de todas cuantas haya vivido en estos convulsos tiempos políticos. A las 5 de la tarde, 181.200 personas según la Delegación del Gobierno y 1,5 millones según la Comunidad –sigue habiendo poco acuerdo en cifras estadísticas– colmaron la plaza de Colón, hasta la Puerta de Alcalá. Se oyó la voz del pueblo, el sentir quejumbroso de una nación que protesta contra el diálogo con terroristas, pero algo cambió esta vez, allí estaba a una muchedumbre cansada ya, harta de aguantar a un gobierno que en teoría debe representar a su pueblo, pero que desoye a la mitad de los españoles.

El sábado oímos a muchas víctimas en el comunicado. Frases de dolor nos unían a todos. Teresa Jiménez Becerril, hermana del concejal sevillano del PP Alberto Jiménez Becerril, asesinado por ETA junto a su mujer en 1998, aseguró que esta legislatura "pasará a la historia como la del Gobierno de España que más ha despreciado a las víctimas del terrorismo". Mikel Buesa, Presidente del Foro de Ermua, tuvo también palabras para el Ejecutivo. Intervino junto con, Alcaraz de la AVT y una representante del colectivo de inmigrantes ecuatorianos que dio una lección de civismo y democracia a todos los presentes con unas ideas muy medidas, pero llenas de verdades irreprochables que duelen a algunos más que otros.

Tras la lectura del comunicado resonó en todo Madrid el himno de España, miles, quizás cientos de miles de banderas de nuestra nación ondeaban en una tarde poco apacible, que no impidió que todos sintiéramos, ahora más que nunca, aquellos acordes. Fue el momento más emotivo por ser esta, una etapa de la España abandonada, de la ruptura, de las autonomías en contra de la nación. Se me erizaron hasta las ideas al ver todo lo contrario de aquello que asegura el señor Rodríguez y es que no estamos solos en nuestro amor por la patria.

Esta mañana he leído los periódicos y visto cómo López Garrido, haciendo uso de la falacia dialéctica del PSOE, aseguró que “El PP hace un uso sectario de los símbolos de todos”. Señor Garrido, si es tan mío como suyo, espero poder oírlo cuando quiera, de hecho lo voy a poner como tono en las llamadas de mi móvil y me voy a comprar unas cuantas telitas de rojo y gualda, a ver si así entendemos qué significa DE TODOS y nos olvidamos de presumir, bajo la coacción demagógica, de ser más papistas que el Papa. Que no vean mis ojos el día en que llevar mi bandera o sentir el himno de mi España sea motivo de queja por parte de aquellos que la representan, pues eso es ya el colmo de la dictadura socialista a la que nos quieren llevar.

No hay comentarios: