viernes, 9 de marzo de 2007

CARTA A RODRÍGUEZ

Toñi Santiago, madre de Silvia asesinada por ETA

Quiero dirigirme a ustedes, ya que siento la necesidad de contar ytransmitir a aquellas personas de bien, que puedan o quieran leer esteartículo, como me siento en estos tristes momentos que estamos viviendo ennuestro país.

Soy Toñi Santiago, madre de Silvia, asesinada en Santa Pola (Alicante) eldía 4 de agosto de 2002 por labanda terrorista ETA. Sr. Zapatero, quiero que sepa que con su cobardía, con su desvergüenza, consu indignidad, con su maldito talante, Con su pacto con los etarras, con sudeclaración del día 29 de junio para iniciarel proceso de dialogo, usted, transcurridos casi cuatro años, ha vuelto asesinar a Silvia.

Usted sólo ha conseguido que los sentimientos que tuve que vivir aquellatarde del atentado, vuelvan a resurgir hoy en mí.Sentimientos que todavía trato de canalizar, después de casi tres años deayuda psicológica y de un tratamiento médico contra la ansiedad. Con sugestión en la política antiterrorista, ha conseguido que tenga el mismodesprecio por usted que siento por los asesinos de mi hija, de suscolaboradores y de quienes aplauden y festejan los atentados y que, paramí, son tan asesinos como aquellos que colocaron el coche bomba, cargadocon 50 Kg. de explosivo, debajo del balcón de mi casa. Usted se ha puestode rodillas ante esos asesinos, usted y su gobierno han claudicado anteesos canallas, pero por favor no nos pida a las víctimas comprensión.

Sr. Zapatero, usted no cuenta con mi autorización para negociar con lasangre de mi hija. Usted que fue tan cobarde el pasado día 28 de junio deno querer mirarme a los ojos en el Congreso de los Diputados, usted que diolas ordenes oportunas para impedir que accediéramos a las proximidades delrecinto con una corona de flores, humillándonos y tratándonos como sifuésemos delincuentes, usted no conseguirá silenciar mi voz.

En su anuncio de negociación, tan esperado por la banda terroristaETA,usted nombra a las víctimas del terrorismo, a su memoria, a su dignidady a su honor. Casualmente siempre olvida usted mencionar la palabra"justicia". En los dos años y medio que lleva en el poder, nunca le heescuchado mencionar esta palabra cuando se refiere a las víctimas.Justicia es lo que espero conseguir contra los miserables que asesinaron ami hija, aunque pacte usted con ellos o con el mismísimo demonio ...

Por último le rogaría que no hable usted tan alegremente del dolor de laspersonas que hemos sufrido un atentado terrorista. A mí, como madre deSilvia, me ha demostrado que no le importa lo más mínimo

1 comentario:

Edgardo de Gloucester dijo...

Un sencillo y sentido homenaje a una de nuestras víctimas. Por todo ello, Rendición en mi nombre no.