martes, 29 de mayo de 2007

OTERO NOVAS, POLÍTICO AGORISTA

El que fuera ex ministro de la Presidencia y de Educación, y actual presidente del Instituto de Estudios de la Democracia de la Universidad CEU San Pablo, José Manuel Otero Novas, presentó el 6 de mayo en la Universidad CEU San Pablo, su obra más reciente, ‘El retorno de los césares’.

Un libro y un autor meramente vinculados al mundo de la política, de la teoría de lo público, sus ámbitos, su filosofía, su historia y que propone una acertada tésis sobre la evolución histórica de las sociedades. Basándose en la teoría cíclica de los acontecimientos históricos y por ende viendo a la humanidad como un vaivén entre evoluciones positivas y negativas, postula que el hombre se encuentra en un permanente círculo, que cada vez se abre más al progreso pero que, meramente es eso, un ciclo cerrado de posturas que fluctúa en el tiempo entre la moralidad recta y profunda y los tiempos de crisis.

Así pues, el autor parte de la evolución y revolución de variables como belicismo-pacifismo, localismo-universalismo o racionalismo-irracionalismo, entre otras, para mostrar cómo el hoy que ahora nos parece lo mejor, será sustituido por posteriores reflujos y sucesivos vaivenes, que volverán al punto de partida. Su autor razona, entre otras múltiples cuestiones, cómo desde la colonización romana, España ha seguido los ciclos generales de Occidente. Además de examinar diversos factores indicativos que advierten que estamos en la parte final de la fase apolínea iniciada en 1945, y otros que anticipan la siguiente etapa dionisíaca en América y en Europa, Otero Novas señala que este próximo cambio de ciclo que se nos avecina, será positivo, ya que permitirá que se eclipsen los defectos que llegan a generarse con la etapa que se agota y renazcan otras tendencias positivas.A modo de conclusión, el autor reflexiona sobre las corrientes nietzscheana, marxista y fascista, que han quedado truncadas y representadas en la última Centuria.

Con ello no se queda pues Otero Novas en un simple teórico de postulados, sino que ofrece alternativas, soluciones a los problemas que su observación ha visto en la actualidad. Considera pues necesario, crear plataformas de formación de minorías coherentes y decididas que de momento parecerán resultar estériles, pero que pueden ser decisivas a la hora del tránsito a la etapa siguiente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Podría aclararme el significado del adjetivo "agorista"? Gracias.

Alonso Moreno de Barreda Rovira dijo...

El ágora es la plaza pública de las ciudades griegas, que constituía el centro de la vida administrativa, religiosa y comercial: los ciudadanos se reunían en el ágora para discutir los derroteros del pueblo.
Así pues un político agorista será aquel que traza, discute, plantea... la semblanza o camino que sigue la política en la que se maneja.

Stewie Griffin dijo...

Si ves mi blog te daras cuenta de que agorista no es un buen adjetivo para un político.