lunes, 19 de marzo de 2007

EL INDIVIDUALISMO MUERE EN LAS MANOS ERRÓNEAS

La moral tal y como ya comentara en artículos anteriores está huérfana, en un mundo que parece encaminado a regirse por el individualismo exacerbado y la razón. Hoy en día lo que es, no lo parece y lo que debiera ser no es más que relativo. Ya bien entrados en el siglo XXI seguimos viendo cómo hay gente capaz de permitir aberraciones que atentan a lo más personal e intransferible que le queda al hombre social e individualista que nos obligan a ser: Su integridad moral y su religión.

El pacense J.A.M. Montoya ha sacado a la luz un catálogo de una exposición fotográfica con imágenes cristianas en actitudes sexuales. El libro recoge lo “más significativo” de la obra, de quién dice llamarse artista y no llega más que a conseguir el reconocimiento de una minoría mediante la controversia. Pues arte es todo aquello que ha de considerarse bello, o resalta ciertos valores máximos, o incluso denuncia dejaciones de esta sociedad, pero no un burdo ataque frontal contra las creencias de la mayor religión del mundo.

Así pues volvemos a tener en el ring la lucha por la libertad individual o la protección de la moral y valores de una sociedad. Es éste el más antiguo mal de las democracias, pues anteponer ciertos derechos individuales al supremo valor moral que une a una sociedad, acaba por atentar contra la misma y en su esencia, termina por destruirla.

¿Cómo podemos permitir que alguien insulte sin motivo alguno la fe personal?, ¿qué es la libertad? Tan sólo es libre quién sin prejuicio a sus convicciones y atentados a su persona, puede expresarse y practicar in facto el hecho de la libertad y yo en estas fotografías no veo más que ametrallada mi fe, mi religión y vejada mi moralidad. ¿Es pues el que se considera artista más libre de atacarme, que yo de defenderme?, ¿o la libertad real debiera conllevar intrínseca un Estado en el que los ataques personales se evitan por la propia estructura del mismo?. Lógicamente la respuesta es clara, cada uno debiéramos ser libres de hacer el bien y no permitir el mal para con los demás. Esto es principio fundamental del derecho moral y base de la Constitución que hoy contemplamos en nuestro país.

Yo soy católico, al igual que soy español y el ataque frontal sufrido por las personas a estos pilares en mi existencia, debería estar penado. El problema es la connivencia que desde la administración pública se hace a estas bofetadas pues su fin último es apoyar la crispación en nuestro territorio, dividir la sociedad, destruir el estado español y por ende a la religión que ha mantenido el mismo bajo un mismo lema y bandera durante más de 500 años. Pase que el proteccionismo laico de los socialistas quiera intervenir en la sociedad, permítase que se equivoquen en lo público y lleven al país hacia un caos total (ya lo pagarán en las urnas), pero que desde el ejecutivo se ataque mi individualidad, mi libertad de expresión y religiosa es el colmo del Sr. Rodríguez.

Ahora toma más fuerza la manifestación a la que algunos nos sumamos el pasado día diez. Antes el PSOE destruía nuestra patria, se aliaba con quienes la desprecian y mandaba al rincón del olvido a las víctimas de una causa inexistente, pero ahora suma y sigue. Los socialistas se han echado a la chepa la causa contra la religión y la libertad que la misma implica, con lo que ya no sólo luchamos por seguir en una nación, si no por seguir siendo como fuimos, libres e individuales, personas que basaron su vida y estado en una moral suprema, pero que hoy quieren arrebatarnos. Llamemos a la rebelión cívica y que el Sr. Rodríguez sufra para verlo.

sábado, 10 de marzo de 2007

MANIFESTACIÓN CONTRA ETA 10-03-07

DISCURSO DE MARIANO RAJOY, PRESIDENTE DEL PARTIDO POPULAR


Gracias a todos por venir, y por pensar que este esfuerzo merecía la pena. Gracias por creer que las cosas no se arreglan solas, que sois necesariosy que España es responsabilidad de todos y de cada uno de nosotros.

Nos ha movilizado la torpeza de un Gobierno que se ha dejado coaccionar por un asesino y ha cedido. Nos ha traído aquí la injusticia cometida —contra todos los españoles— con un terrorista que no pide perdón, que no se arrepiente, que nos desprecia y, para colmo, se ríe de nosotros con sus parodias de hospital. Nos ha traído aquí la falta de gallardía de un Gobierno que pretende disfrazar la humillación con razones de política inteligente y la indignidad con excusas humanitarias.

Hemos venido para proclamar que la mayoría de los españoles no estamos conformes; para que nadie pueda beneficiarse de nuestro silencio; para que nadie cuente con nuestra resignación. Hemos venido a decir NO a esa burla de la ambulancia y NO a todo lo que se oculta tras esta claudicación. Porque este gesto ha desenmascarado todos los disimulos. Ha dejado todas las intenciones a la vista. Ya no es posible ocultar lo que resulta evidente. Ahora sabemos por qué se nos humilla ante los terroristas; por qué el Gobierno es tan complaciente con sus portavoces; por qué Batasuna —que es ilegal— recibe mejor trato que quienes respetamos las leyes. Ahora sabemos por qué había que retorcer las normas, trampear los procedimientos y engañar a los españoles para excarcelar a un terrorista insaciable.

Son compromisos previos, son exigencias que los terroristas imponen para que el Gobierno demuestre su buena voluntad hacia ellos. Es el peaje que paga el Gobierno para poder negociar. Se ha pretendido embaucarnos con el pretexto de una paz engañosa. Esa paz que lleva escrita en el rostro De Juana Chaos. La paz de Otegui. La paz de los canallas que colocaron la bomba en Barajas. ETA no nos dejará en paz. No se arrepiente de nada. No renuncia a nada. Quiere Navarra, quiere la amnistía, quiere la independencia. Nunca se conformará con menos. Mientras se le consienta, seguirá y seguirá hasta lograr su propósito, hasta que renunciemos a la razón, a la justicia, a la dignidad, en definitiva, hasta que nos rindamos. Tampoco renunciará jamás a su capacidad de coacción, de chantaje, de intimidación.

Todo esto lo sabe el Gobierno. Pese a ello, siendo evidente que ETA no pensaba dejar las armas, buscó su trato. Siendo evidente que ETA pretendía obtener con el alto el fuego los mismos beneficios que reclamaba con las armas, buscó su trato. Siendo evidente que ETA se reservaba el derecho de dialogar con bombas, buscó su trato. Un trato delirante porque pretender que los criminales se apacigüen mediante concesiones es tan absurdo como apagar un incendio con leña. Cuanto más echemos, más nos pedirá. Cuanto más obtengan, más querrán. No se detendrán hasta obtener todo lo que piden. ETA no quiere la paz. Busca la victoria. Ha descubierto un Gobierno débil y quiere aprovechar la ocasión.

Quien cede una vez ante ellos se condena a seguir cediendo o a tener que combatirlos cuando sea demasiado tarde. Por eso es preferible tener el coraje de hacerles frente desde el principio, sin debilitar nuestra fuerza, sin fortalecer al principal enemigo de nuestra libertad. El Gobierno está cogido en una trampa en la que él mismo se ha metido y de la que no sabe salir. Por eso se asusta cuando un terrorista no come. Y se asusta cuando se le piden explicaciones. Y se asusta cuando los españoles sacamos nuestra indignación, serena y democrática, a la calle. Se ha equivocado. Está en un callejón sin salida y debe rectificar, pero no se atreve porque lo que más le asusta es tener que reconocer su error. Millones de personas le han pedido en la calle que rectifique, pero no hace caso. Le hemos tendido la mano muchas veces y se nos ha rechazado siempre. Hemos querido ayudar y se ha despreciado nuestra ayuda. Por eso estamos aquí. Es hora de que los españoles hablen. Tenemos que impedir que las cosas continúen por este camino delirante. Necesitamos una política antiterrorista seria. Una política diseñada para perseguir a los terroristas, no para poner zancadillas a los españoles que no aplauden al Gobierno.

Quiero que este acto quede como testimonio de un pueblo que sabe que sólo siendo fiel a sus valores podrá construir el mejor futuro. De un pueblo que sabe que entre el terrorismo y la democracia no hay caminos de encuentro y que uno de los dos debe prevalecer a costa del otro. Y que, desde luego, quiere que prevalezca la democracia. De un pueblo que no quiere tener que contar un día que el terrorismo ganó una batalla en su país. Este es un acto de afirmación y de esperanza. De afirmación de lo que nos une a todos los que aquí estamos y a muchos que no han podido estar: la democracia, la convivencia pacífica, el aislamiento de los violentos, las ganas de construir juntos el futuro. Todo el mundo sabe que hay otra manera de hacer las cosas, más digna, más justa, más eficaz. Hemos conocido mejores días en la lucha contra el terror. Queremos recuperar la España que no se rendía ante los terroristas, que no se humillaba ante el chantaje, que no premiaba a los asesinos, que no menospreciaba a las víctimas. La España que consiguió que ETA no matara porque no podía matar, porque la estábamos derrotando. La España que acabó con el terrorismo callejero. ¡Claro que hay otra manera de hacer las cosas! Y tenemos derecho a reclamarla.

Queremos que la democracia gane y que ETA pierda. Queremos que Batasuna desaparezca de nuestras calles, de nuestros telediarios y que ni sueñe con volver a los ayuntamientos. Queremos que los terroristas sepan que no tienen nada que reclamarnos, que su único destino es la cárcel y que nosotros todavía sabemos distinguir con nitidez quiénes son las personas decentes y quiénes son los indeseables. Los distinguimos muy bien. Por eso no nos olvidamos de las víctimas. A nosotros no nos estorban. Al contrario: Son el mejor estandarte de nuestros valores; el testimonio vivo de nuestra fe en la democracia; representan el precio que hemos pagado por nuestra libertad; expresan nuestra respuesta al terrorismo; hacen saber que, ni con
uno ni con mil muertos, logrará nadie doblegar nuestros principios. Dos personas, entre tantas otras que permanecen en nuestro recuerdo, simbolizan de forma eminente la voluntad de este pueblo de decir que NO al chantaje y al terror.

Una de ellas, Miguel Ángel Blanco, no puede estar hoy con nosotros. Pero aún esta plaza de Colón se estremece con el recuerdo del grito de más de un millón de gargantas que clamaron “¡Basta ya!” tras su cruel asesinato. Y aún nos estremece a todos el coraje cívico de sus familiares ofreciendo su sacrificio por la derrota final del terrorismo. La otra persona, José Antonio Ortega Lara, sí está hoy entre nosotros y su ejemplo de valor y sacrificio siguen siendo el mejor estímulo para la resistencia cívica de un pueblo. El mejor camino para honrar a las víctimas es que volvamos a hacer las cosas como se hacían cuando se hacían bien. Las flores y los aplausos nunca sobran, pero como de verdad se les honra es defendiendo la razón que da sentido a su muerte. Se les honra defendiendo las ideas que sus asesinos condenan. Se les honra persiguiendo a sus perseguidores. Se les honra haciendo justicia. Nosotros les haremos justicia. Esto es lo que queremos y esto es lo que nos ha traído aquí: que el Gobierno rectifique, que se imponga la razón, que se aplique la ley y que sea el Gobierno el primero en respetarla. No se si se nos escuchará o nos responderán con la arrogancia habitual , pero esta es nuestra posición y a ella convocamos a los españoles. Esta es nuestra tarea. Un empeño que está por encima de diferencias ideológicas; por encima de partidos, por encima de rivalidades políticas, porque afecta al interés común. Una tarea que exige el esfuerzo de todos y merece el apoyo de todos. Porque no estamos hablando solamente del terrorismo. Ni siquiera principalmente. Estamos hablando de España, que es lo que nos ocultan detrás de eso que llaman negociaciones. ¿Con quién discute el Gobierno el futuro de Navarra, del País Vasco, de España? ¿Con los Navarros? No. ¿Con los españoles? No. ¡Lo discute con Batasuna, a escondidas, en secreto! ¿Con qué derecho?
No lo vamos a consentir. España nos pertenece a todos y nadie tiene derecho a modificarla para dar gusto a ETA. No lo vamos a consentir. Hasta hace tres años, esto era impensable porque las cosas importantes para todos los españoles estaban amparadas por un consenso. Esas cosas no se tocaban. Ese consenso que el señor Rodríguez Zapatero se apresuró a quebrar para tener las manos libres. Necesitamos recuperar el consenso. Si no es posible alcanzarlo con el Gobierno yo quiero establecerlo con la gente, con los españoles. En ese espíritu, convoco solemnemente a todos los españoles, a los que les importe España a poner fin a esta situación. Les convoco a defender la nación española y a sumar esfuerzos para recuperar nuestra autoestima como un pueblo que ha sabido dar ejemplo al mundo con su entereza frente al terrorismo.
Si alguien piensa que esta es una empresa que requiere mucho esfuerzo y mucha constancia y mucha voluntad, piensa bien. Pero si alguien piensa que vamos a cansarnos, se equivoca. Se equivoca de medio a medio y basta con venir aquí para comprobarlo.
¡Viva la libertad, viva España!

LIBERTAD SIN IRA, JARCHA

Dicen los viejos que en este país hubo una guerra
y hay dos Españas que guardan aún,
el rencor de viejas deudas
Dicen los viejos que este país necesita
palo largo y mano dura
para evitar lo peor.

Pero yo sólo he visto gente
que sufre y calla
Dolor y miedo
Gente que sólo desea su pan,
su hembra y la fiesta en paz.

Libertad, libertad sin ira libertad
guárdate tu miedo y tu ira
porque hay libertad, sin ira libertad
y si no la hay sin duda la habrá
Libertad, libertad sin ira libertad
guárdate tu miedo y tu ira
porque hay libertad, sin ira libertad
y si no la hay sin duda la habrá.

Dicen los viejos que hacemos lo que nos da la gana
Y no es posible que así pueda haber
Gobierno que gobierne nada
Dicen los viejos que no se nos dé rienda suelta
que todos aquí llevamos
la violencia a flor de piel.

Pero yo sólo he visto gente muy obediente
hasta en la cama
Gente que tan sólo pide
vivir su vida, sin más mentiras y en paz.

Libertad, libertad sin ira libertad
guárdate tu miedo y tu ira
porque hay libertad, sin ira libertad
y si no la hay sin duda la habrá
Libertad, libertad sin ira libertad
guárdate tu miedo y tu ira
porque hay libertad, sin ira libertad
y si no la hay sin duda la habrá.

Libertad, libertad sin ira libertad
guárdate tu miedo y tu ira
porque hay libertad, sin ira libertad
y si no la hay sin duda la habrá.

Libertad, libertad sin ira libertad
guárdate tu miedo y tu ira
porque hay libertad, sin ira libertad
y si no la hay sin duda la habrá.

POR UNA ESPAÑA LIBRE Y GRANDE, ALCEMOS LA REBELIÓN CÍVICA

He llorado, he reído, he visto cómo el viento ondeaba millones de banderas y he sentido el aliento de un pueblo que gritaba al unísono y con voz fuerte ¡BASTA YA!.

Hoy 10 de marzo de 2007 España ha cambiado su rumbo y ya no dejará que el socialismo trasnochado del Sr. Rodríguez siga haciendo jirones siglos de historia. De una historia intensa, a veces dura, pero que es nuestra, de todos los españoles y por la que tenemos que luchar a brazo partido. Hoy he aprendido a sentir mi tierra más que nunca, 2.130.000 personas me han arropado ante el fin último de seguir luchando por un ideal, por una moral, por mi patria. Esta es una España huérfana de estadistas, falta de representación ante sus aspiraciones dentro las instituciones que la dirigen, pero que sigue viva y late cual corazón caliente a un ritmo ágil y con una sola intención.


Ya no estoy solo, lo sabía pero no lo había visto. Podemos ganar, conseguiremos que esta gentuza no triunfe en la batalla, porque somos más, somos mejores y somos los que hondeamos bajo vientos huracanados, llueva o truene, el estandarte de la libertad, el espíritu de la democracia y la moral de conciencia.


Porque queremos la rebelión cívica y arrastramos una causa justa, sin miedo, y con fuerza, merecemos llenar las calles de España con nuestros ideales, ansiamos llenar el espíritu de los más de cuarenta millones de habitantes de esta nuestra tierra con el color rojigualda y derrotar al terrorismo, salvarguardar la dignidad de nuestra patria y llevarla al lugar que se merece.


Por una tierra que vivió tiempos de gloria, porque vuelvan a vivirse, o al menos porque todos sintamos grande el proyecto de España. Porque nadie nos puede, porque somos invencibles, más y mejores. Porque somos grandes y lo sabemos. Porque la rebelión cívica está ya en marcha y nada ni nadie podrá pararla. Gritemos con todo nuestro aliento:

¡VIVA LA LIBERTAD, VIVA ESPAÑA!

viernes, 9 de marzo de 2007

CARTA A RODRÍGUEZ

Toñi Santiago, madre de Silvia asesinada por ETA

Quiero dirigirme a ustedes, ya que siento la necesidad de contar ytransmitir a aquellas personas de bien, que puedan o quieran leer esteartículo, como me siento en estos tristes momentos que estamos viviendo ennuestro país.

Soy Toñi Santiago, madre de Silvia, asesinada en Santa Pola (Alicante) eldía 4 de agosto de 2002 por labanda terrorista ETA. Sr. Zapatero, quiero que sepa que con su cobardía, con su desvergüenza, consu indignidad, con su maldito talante, Con su pacto con los etarras, con sudeclaración del día 29 de junio para iniciarel proceso de dialogo, usted, transcurridos casi cuatro años, ha vuelto asesinar a Silvia.

Usted sólo ha conseguido que los sentimientos que tuve que vivir aquellatarde del atentado, vuelvan a resurgir hoy en mí.Sentimientos que todavía trato de canalizar, después de casi tres años deayuda psicológica y de un tratamiento médico contra la ansiedad. Con sugestión en la política antiterrorista, ha conseguido que tenga el mismodesprecio por usted que siento por los asesinos de mi hija, de suscolaboradores y de quienes aplauden y festejan los atentados y que, paramí, son tan asesinos como aquellos que colocaron el coche bomba, cargadocon 50 Kg. de explosivo, debajo del balcón de mi casa. Usted se ha puestode rodillas ante esos asesinos, usted y su gobierno han claudicado anteesos canallas, pero por favor no nos pida a las víctimas comprensión.

Sr. Zapatero, usted no cuenta con mi autorización para negociar con lasangre de mi hija. Usted que fue tan cobarde el pasado día 28 de junio deno querer mirarme a los ojos en el Congreso de los Diputados, usted que diolas ordenes oportunas para impedir que accediéramos a las proximidades delrecinto con una corona de flores, humillándonos y tratándonos como sifuésemos delincuentes, usted no conseguirá silenciar mi voz.

En su anuncio de negociación, tan esperado por la banda terroristaETA,usted nombra a las víctimas del terrorismo, a su memoria, a su dignidady a su honor. Casualmente siempre olvida usted mencionar la palabra"justicia". En los dos años y medio que lleva en el poder, nunca le heescuchado mencionar esta palabra cuando se refiere a las víctimas.Justicia es lo que espero conseguir contra los miserables que asesinaron ami hija, aunque pacte usted con ellos o con el mismísimo demonio ...

Por último le rogaría que no hable usted tan alegremente del dolor de laspersonas que hemos sufrido un atentado terrorista. A mí, como madre deSilvia, me ha demostrado que no le importa lo más mínimo

jueves, 1 de marzo de 2007

LA ACCIÓN DE ORO DEL PSOE


Gas Natural, empresa de la cual es accionista mayoritario Caixa Catalunya, lanzó una OPA sobre la totalidad del capital de Endesa el 5 de septiembre de 2005. Desde entonces quedó abierta la veda en un terreno que estaba vetado a las ofertas públicas de adquisiciones por considerarse estratégico. A pesar de que la Unión Europea implica libre mercado, los 27 nunca abrieron el sector eléctrico a concentraciones, pero España ha sido de nuevo la primera en meter la pata y soltar la liebre. El Gobierno, demostró entonces estar a favor de Gas Natural bajo tres factores de influencia:

* La Caixa había condonado una deuda que el PSOE catalán contrajo con la entidad durante las anteriores elecciones y que le llevaron a gobernar la región. Ésto supuso un juego de te debo una y muy grande, entre banca (financiación económica) y política (poder), un cóctel demasiado explosivo para una democracia sensata.
* Los catalanes han tenido la llave del gobierno de la Nación tras el 14-M y la creación del tripartito. Hasta tal punto, que concatenado a lo anterior, el ministro de industria fue elegido por ellos, con el fin de favorecer a la industria catalana.
* El intervencionismo acérrimo de los socialistas, que no creen en el libre mercado, hace que busquen todos los resortes posibles para tener cierto poder en las empresas más fuertes del Estado, para lo cual hasta cambiaron el reglamento de la Comisión Nacional de la Energía, buscando así un sustituto a la acción de oro.

Bajo esta situación anduvimos largos meses. En enero de 2006, una OPA empresarial, se había convertido en un instrumento político y en una exigencia del mundo catalán, que cada día más odiaba el centralismo español. Pero entonces llegó E-On, lo que quebró la la balanza gracias a una triquiñuela empresarial y a los 35 € por acción que ofrecía la alemana. Por su puesto, más atractivos para quienes poseían endesas que la puja de Gas Natural. Los segundos optaron por retirarse.

Abierta la veda para unos, abierta para todos. Ahora, si el Estado quería intervenir, debería cerrar el camino de E-On, lucha que nos ha tenido en vilo hasta el día de ayer. Tras cambiar las leyes de los organismos de competencia, pasando por el cambio de ministro de Industria y después de luchar a brazo partido contra un país de la Unión que corre en nuestro mismo bando, el señor Rodríguez ha metido a Berlusconi en el ajo, con la única intención de nuevo, de favorecer a Caixa Catalunya, su benefactor y aliado económico.

Así pues, con un acuerdo bilateral de información privilegiada entre ambos gobiernos, España e Italia se han enzarzado en un intercambio con carrito de compra de las más importantes firmas de cada país. Abertis entrará en Autostrade previsiblemente y Enel lo hará en Endesa, al tanto Telefónica peleará por un porcentaje de Telecom Italia... todo ello y lo que pueda venir. El chicoleo entre Gobiernos, para llegar a acuerdos que favorezcan a ciertas corporaciones con intereses afines a los mismos, son ilegales, una estafa entre otras a las que nos tiene acostumbrado el Sr. Rodríguez.

Desde este foro de opinión, recomiendo no vender.